MI HERMANA VIVE SOBRE LA REPISA DE LA CHIMENEA

mihermanavivesobrelarepisadelachimeneaUna de las cosas más positivas que tiene mi trabajo es que estoy rodeada de lectores voraces, que disfrutan con ello, de esos que a la primera de cambio aprovechan cualquier resquicio de la conversación para hablarte del libro que están leyendo, del que han leído, del que se proponen leer o del que está leyendo su mujer, su vecino o su hijo. Me encanta, sobre todo porque la ficción se cuela así en la rutina, entre café del recreo y el acta de la reunión de departamento.

Este libro se coló en mi rutina porque Severina, amiga y lectora, me lo recomendó con un email (reacción a mi “no sé qué leer este mes” del mes pasado), que me llevaba al maravilloso blog de la biblioteca de su instituto (http://bibliotecalopedevega.wordpress.com/2013/04/10/hemos-leido-mi-hermana-vive-sobre-la-repisa-de-la-chimenea/). El título no me dejó indiferente y la crónica despertó mi curiosidad: ¿Cómo que tu hermana vive sobre la repisa de la chimenea?

Annabel Pitcher nos mete en la piel de Jamie, un niño que crece en medio de una familia dolorida y resquebrajada. Lo que parece que va a ser una historia dramática, es la historia de un niño sensato y sensible pero sin pasarse, que no sabe por qué tiene que llorar la muerte de una hermana de la que apenas se acuerda y que tampoco entiende por qué sus padres se empeñan en seguir sufriendo. Le pasa de todo y lo explica con la certeza de un niño listo, sensible y bueno de diez años, tal y como deberíamos ser todos a esa edad.

Este libro me ha conmovido especialmente, sin saber exactamente por qué, porque ha sido un revoltijo de emociones. Por un lado, me meto en el profundo dolor de esos padres que entierran a una hija y niegan su cuidado a los otros dos hijos porque el dolor es una sombra muy alargada y más que ninguno, ese. Luego, me meto en el miedo de esos hijos que se sienten desvalidos, desprotegidos ante esos padres que se olvidaron de ellos por recordar constantemente a la hija que perdieron. También, me meto en esa fabulosa relación de hermanos, que cuidan el uno del otro cuando la cosa flojea, aun llamándose de todo para que no se note que se quieren, o en el de esos amigos, que se descubren como dos piezas perfectas de un puzzle. Pero creo que lo que más me remueve es la inevitable influencia que los padres dejan (dejamos, aun tardo en darme por aludida) en los hijos, para bien o para mal somos lo que somos porque otros han estado ahí, protegiéndonos, soltándonos, ignorándonos, aconsejándonos, impidiendo la caída o lanzándonos al vacío. Y después de sentir esta presión, he llegado a la conclusión de que da igual lo que hagas, mientras estés ahí, cerquita, por si las moscas…

 

Anuncios

3 pensamientos en “MI HERMANA VIVE SOBRE LA REPISA DE LA CHIMENEA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s