EL GUARDIÁN INVISIBLE

elguardianinvisibleLas trilogías son para el verano y, si son policíacas, mucho mejor. Hace unos años, fue mi verano Millenium; ahora, sin duda, estoy viviendo mi verano Baztán.

El guardián invisible inaugura esta trilogía de Dolores Redondo, que, aunque desconocidísima novelista para mí,  ha vendido doscientos mil ejemplares de este libro (21ª edición), según reza en el papelito asqueroso que rodea el libro y cuya función desconozco porque siempre acaba de marcapáginas hiperdoblado. La novela engancha desde la primera página, en la que Amaia Salazar, inspectora de homicidios de la Policía Foral, debe acudir de madrugada, aún con el sueño puesto, al lugar del crimen, donde yace el cadáver de una niña de trece años. Los hechos se suceden, un cadáver tras otro, una niña tras otra, víctimas de un asesino en serie- nada más y nada menos que en Elizondo, Navarra (y mira que esos tarados siempre están en Wisconsin, Texas o Nuevo México).

Todo se sucede rápidamente hasta que la investigación se estanca y se nos presenta a la protagonista como una mujer hipercualificada en lo suyo, pero con un drama personal que arrastra desde niña y con el que se reencuentra al volver a Elizondo, su pueblo natal, a causa de la investigación. Allí se mezcla todo: los líos con sus hermanas, su frustración al no poder tener hijos con su adorable marido (al que yo también adoro después de 400 páginas), su insomnio, su tía medio bruja medio medium,… La novela se hace más lenta, algo más pesada, pero, para mí, la salva la mitología vasco-navarra: el basajaun, la begagile, la sorgiña, Mari (o Maya), las cuevas, el bosque del Baztán,… Mitología que no conozco pero sé, porque al fin y al cabo todos los mitos tienen que ver con nosotros, con lo humano, con nuestros miedos y esperanzas, con la tierra en que nacemos y las historias que oímos para explicar nuestro mundo, para vivir mejor, con la tranquilidad de una explicación ficticia, mágica, que nos alivia aunque sepamos que no es cierta.

El final resulta previsible, hasta para mí, que no suelo ver uno, pero da igual, porque también hay un extraño regusto en acertar de vez en cuando. Además, al ser trilogía, no da pena acabarlo, porque sé que aún me quedan dos libros más de policías, asesinos, forenses, rollos familiares, de James, Amaia y el basajaun (que, por mucho que se empeñe la rusa, no me creo que sea un oso). En definitiva, estoy enganchada y feliz, como solo se puede estar en verano.

 

Anuncios

4 pensamientos en “EL GUARDIÁN INVISIBLE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s