MARZO LEÍDO: Algún día este dolor te será útil, de Peter Cameron

Siempre me han gustado los títulos largos. Más que largos, me gustan los que se alejan del típico sintagma nominal que suelen aparecer en las portadas de los libros. No sé por qué. Creo que me gusta lo que me sorprende. Aparte del título, esta novela no tiene muchas sorpresas. Bastante previsible, calmada, sin sobresaltos. Entretiene, también me ha hecho pensar en cosas no del todo superficiales.

Su protagonista, James, es un chaval de 18 años que no quiere ir a la universidad, le resulta carísima e intuye que no le va a aportar ni grandes conocimientos ni grandes experiencias. Ay, la uni. Si no fuera por el aprendizaje que suponen las vivencias personales que esos años conllevan, estoy convencida de que la etapa de la universidad no tendría tan buena prensa.

Total, que yo también tuve esa sensación de que la universidad, al menos la que me tocó a mí, podía haberme transmitido mejores y mayores conocimientos. A mí me tocó una serie de profesores que daban sus cosas (algunos, a la par, te vendían su libro), sin ningún tipo de coordinación con el profe de al lado ni preocupación por formar seres pensantes capaces de mejorar el mundo. Puedo contar con los dedos los profes que se escaparon gratamente de ese esquema del “voy, doy una chapa de una hora sin apenas interactuar con el destinatario y me piro”.

La novela, en sí, no tiene una gran historia, ni siguiera una pequeña. La salva que me cae muy bien el protagonista, a pesar de estar medio depre y totalmente perdido. El tío es ingenioso con un lado tierno (¡qué abuela no querría un nieto así!).

En definitiva, es una novela maja con un título sorprendente, que viene a hablarte de lo importante que es pararse a pensar y preguntarse a uno mismo qué es lo que se quiere hacer en la vida. Esto lo hace James justo antes de entrar en la universidad. Clásico momento de bifurcación humana. Aunque empiezo a pensar que, a lo largo de la vida, hay que hacerlo muchas más veces. Parar y pensar antes de avanzar. Aunque la inercia te lleve o aunque, cuando te equivoques de camino, el dolor algún día te sea útil. Pensar para evitar el trompazo tampoco es malo. Aunque el título no mole tanto.

2 pensamientos en “MARZO LEÍDO: Algún día este dolor te será útil, de Peter Cameron

  1. Pues, querida Ana, otro que me apunto, que a mí también me gustan estos tipos un poco así. Te echamos de menos ayer y hablamos de ti, incluso bien. En la próxima no faltes, porfa. Besos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s