AGUJETAS EN LAS ALAS y 88 razones para seguir volando

agujetHace tiempo que no soy capaz de leer una novela en un mes. Mientras recupero esa capacidad (tengo serias esperanzas depositadas en este verano), leo libros fáciles, sencillos, a veces de una tarde, como mucho tres, y no seguidas. Este libro de Dani Rovira es fácil, en cuanto abarcable en un par de ratos. Y tiene una virtud maravillosa que hace que cualquier libro sea mejor: está ilustrado, y de maravilla, por Mónica de Rivas.

Se trata de microrrelatos, donde el autor da el giro inesperado a una frase hecha o a una historia común que se intuye para romperse: el gato negro que se cruza sólo con desgraciados, la pareja que compraba perdices a diario para que la felicidad no les pillara por sorpresa o ese planeta que se tiene que dar prisa en alinearse para que se besen los amantes.

Ahora releo estos ejemplos y tengo la sensación de que puede resultar ñoño pero al leer cada página donde el texto se halla en medio de la ilustración la sensación que despierta tiene más que ver con la ternura que con la ñoñez. Definitivamente, esa es la palabra donde convergen los textos de Rovira y las ilustraciones de Rivas en una edición cuidada y mimada. No está mal acabar junio con un libro tierno, cuidado y sencillo, casi como un niño de cuatro años que te dice que te pone una multa si no le lees Hay una vaca en la nevera* ahora mismo.

 

*De Amaia Cia y Ricard Zaplana, una maravilla si vives con jóvenes lectores exigentes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s