NO SÉ DÓNDE ESTÁ EL LÍMITE PERO SÍ SÉ DÓNDE NO ESTÁ

nosedondeestaellimiteDesde hace algunos meses vivo con un “biciréxico”. Para el que no conozca el término, explicaré que se llama “biciréxico” en mi casa a aquel que, pasados los treinta, se muere de ganas de coger la bici y hacer unos cuantos kilómetros al día y, en caso de no hacerlo (por falta de tiempo y/o condiciones meteorológicas desfavorables- en Cantabria, se suele dar el segundo caso), se lamenta varias veces a lo largo del día. Pues yo vivo con uno de estos apasionados de la bici, que se ha propuesto correr “Los 10000 del Soplao” en mayo de este año con un grupo de amigos, biciréxicos todos. Así pues, mi querido biciréxico me pasó este libro de Josef Ajram.

En No sé dónde está el límite pero sí sé dónde no está, Josef Ajram cuenta sus cosas, sus experiencias, sus impresiones acerca de las metas deportivas que se propone: el Ultraman de Hawai, la Titan Desert, el Marathon des Sables, el Red Bull 7 Islands. Es un libro entretenido, en el que he encontrado las palabras a aquellas cosas que mi biciréxico favorito mantiene desde que lo conozco. Si yo hoy hago deporte es porque él me lo ha inculcado, toda la educación física que yo he podido adquirir ha sido gracias a él. De no querer correr ni para coger el bus he pasado a correr y nadar varias veces a la semana solo porque me lo pide el cuerpo, porque me apetece y me siento mejor cuando lo hago. Si alguien me lo llega a contar hace diez años, hubiese dudado de su cordura.

Josef Ajram recoge en su libro su filosofía vital, que es la de los optimistas, la de aquellos que no se dejan vencer por las adversidades de la vida, la de aquellos que salen del agujero sin quejarse apenas, sin abandonar el buen humor ni la confianza en que todo se arreglará porque todo tiene arreglo y, si no lo tiene, es que aun no hemos encontrado la forma de arreglarlo pero ya la encontraremos.

En este libro se llega también a la conclusión de que, para que uno alcance sus objetivos, no basta con el optimismo, debemos esforzarnos. Y eso me ha gustado mucho. En una época donde la sociedad en general, y la televisión en particular, valora tan poquito el trabajo diario, donde el que se esfuerza es porque no sabe hacer lo mismo en menos tiempo (el pobre tonto), alguien, un joven de treinta y tantos, dice alto y claro que hay que esforzarse, que solo lo que cuesta un sacrificio te ayuda a crecer y te hace feliz. Y añade, además, que el trabajo en equipo, la solidaridad entre compañeros, entre aquellos que luchan por lo mismo, es clave para disfrutar de la felicidad personal que supone superarse.

En definitiva, lo importante no es llegar el primero, que es la clave de la tan valorada competitividad de nuestros tiempos, sino llegar adonde uno se ha propuesto. Dicho esto, solo me queda dejar claro que, después de Los 10000 del Soplao, habrá que ir pensando en los 20000.

Anuncios

2 pensamientos en “NO SÉ DÓNDE ESTÁ EL LÍMITE PERO SÍ SÉ DÓNDE NO ESTÁ

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s