Bioy

BioyNo me gusta. No entiendo nada. Torturan a una chica. Militares viejos que obligan a los nuevos a violarla. Chica resiste aunque prefiere morir. El nuevo cede, la viola. No entiendo nada y además es desagradable, tanto detalle en la descripción de la atrocidad, tanto peruanismo (¿qué es terruco?), tanto cambio de perspectiva (¿quién habla ahora?). Aguanto la lectura porque quiero saber quién carajo es Bioy. Cuando al fin aparece, no entiendo por qué el que habla es otro, el infiltrado infeliz enamorado de una tal Cristal. Y de repente, estamos en un blog. Un blog de un imbécil que insulta supuestamente a escritores famosos del Perú. Estos le contestan, le amenazan. ¿Y la chica torturada? Esto no hay quién lo siga y estoy a dos días de que se acabe el mes, no puedo cambiar de libro,… ¿Y Bioy?

No me gusta.

Hasta la página 230.

No puedo dejar de leer, me empieza a gustar. Empiezo a entender quién es quién, a medida que mueren. Todo encaja, las piezas del puzzle (¡ah, era un puzzle!), el loco del blog, Bioy, el capitán Mejía, el infiltrado infeliz,… Todos muertos, infelices, dementes. ¿Perú es así?

Llegué a Bioy porque tengo a mi hermano mayor viviendo en Perú (y amenazo con visitarlo este verano a pesar de que la búsqueda del boleto barato me está volviendo loca), hace unos meses le pregunté por algún libro que estuviera triunfando allí y que, por favor, no sea Vargas Llosa (Perú no puede reducirse a este señor únicamente). Me mandó Bioy.

Al pobre Diego Trelles Paz, su autor, le han puesto unas cosas terribles en la contraportada, cosas tan terribles como “Vargas Llosa si tuviera treinta años” y “el heredero de Bolaño decididamente salvaje”. Es salvaje y joven, eso sí, pero compararle con otros, por muy reputados escritores que estos sean, es injusto, sobre todo porque no se parece en nada a nada que yo haya leído antes. Es original, duro y aterrador, pero también es una novela difícil. Para lectores tenaces que resistan el caos durante muchas páginas, o para lectoras que tengan que cumplir con un libro al mes y no les dé tiempo a cambiar de víctima.

Anuncios

2 pensamientos en “Bioy

  1. Muy bien, Anita, objetivo cumplido; perdón, doble objetivo cumplido: el libro del mes y la siembra de la necesidad de leerlo. ¿Por qué me haces esto, si yo ya tenía lectura preparada para los próximos milenios? Ahorita tengo que hacerle un hueco a este. Y correr a la librería. Y esto se lo haces a las amigas… ¡Gracias, muchas gracias! ¿Cuál será el próximo?

    • En realidad, Seve, esto me lo hago a mí misma; si arrastro a alguno más, que sepas que no era mi intención pero que me inunda una alegría tremenda al ver que no estoy sola. Igualita que la que me inunda al leer tus comentarios…
      Próxima víctima: uno breve, que junio es terrible.
      Admito (y ansío) recomendaciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s