AMOR CONDICIONAL

amor condicional“Este libro está chévere” me dijo la dependienta cuando lo pague en aquella librería limeña. Tal vez fue una técnica comercial, de esas que sirven para que el cliente se vaya contento, pero, como de los ocho o diez libros que me llevaba sólo me lo dijo de este, quise entender dos cosas:

1) Que la chica leía- lo que siempre me llama la atención en estos tiempos (¡Un librero que lee! ¡Aleluya!), y

2) Que la chica leyó este librito de relatos de Daniel Rodríguez Risco y le había gustado mucho (he buscado “chévere” en Wordreference.com para ver el grado de calidad que, en su juicio, tenía el libro y lo define como “Excelente”).

Se trata de siete relatos en apenas 118 páginas, con letra cómoda y márgenes hermosos (hay que saber elegir bien para llegar a fin de mes, bloguescamente hablando). Son relatos con un núcleo temático común, tan amplio que casi no sirve de nada, el amor. Amor condicional. Cómo si fuera posible de otra manera, parece decirnos. Y así vemos a todo tipo de tipos: el que se equivoca de oficio y encuentra el amor por otro que sale del equivocado; el que no se atreve a dejar a la novia que se le cuela en casa para no irse; la que le pide a su novio que le acompañe a un evento social para no sentirse el bicho raro; el que se ilusiona pensando que tomando HDC la chica se fijara en él; el que se casa con la recepcionista para que le consiga mejores reservas en el club de tenis; el que paga por un rato con la chica que quiere pero a la vez se casa con la que le conviene… Historias coherentes de seres contradictorios, historias de cualquiera de nosotros.

El título ya nos rompe los esquemas. Toda la vida escuchando lo de amor incondicional, y ahora viene este cuentista y nos cuenta la verdad. Sarcásticamente, para que creamos que exagera. Pero ni gota de magia en estos amores. Además, tiene la maravilla esa del cuento de cambiar de rumbo para que no te esperes dónde vas a acabar. Tal vez esto se deba más a la faceta de cineasta del autor que con el respeto por esta cualidad mágica que los teóricos de la literatura le achacan al cuento y sobre todo al microrrelato, pero es tan grato que te rompan las expectativas leyendo…

Crudo, divertido e impredecible.

Chévere, pues.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s