La ridícula idea de no volver a verte

  A veces pasa que cae un libro en tus manos y le pone palabras a aquello que estás rumiando en ese momento y que no eres capaz de explicar. Este libro de Rosa Montero ha venido a ponerle palabras a cosas a las que llevo unos meses dando vueltas sin llegar a ningún puerto.

A través de un diario escrito por Marie Curie cuando su marido Pierre muere en un accidente, Rosa Montero nos habla del dolor por la muerte de un ser querido, del duelo y sufrimiento que eso conlleva, sobre todo cuando ese ser perdido es él, ese ser que has elegido para vivir, convivir, ser y estar hasta que la muerte nos separe. Y ciertamente la muerte nos separa un día, y entonces sucede aquello para lo que creías que quedaban miles de años: cómo vivo sin quien ha formado parte de todos mis días en los años cruciales de mi vida. Respuesta: cómo buenamente puedas.

Este diario de Marie Curie le sirve de excusa a Rosa Montero para hablar de su propio dolor ante la pérdida de su marido. Mismos sentimientos, mismos pensamientos entre la gran científica y la escritora: lo tonta que una se siente por preocuparse por las nimiedades de la rutina, la inevitable manía de recordar cuándo fue la última vez que le dije esto o hicimos esto otro, la sensación de no creerte lo que ha pasado, ese “no es posible que se haya ido”,… Lugares comunes que reconfortan por lo que tienen de humanos, que ayudan a entender que la vida es aquí y ahora, que la felicidad es aquí y ahora, y que lo normal es que sólo te acuerdes de ello cuando de repente la muerte nos destroza nuestro aquí y ahora.

Últimamente he pensado mucho en eso del aquí y ahora. Dice Rosa Montero que nuestra vida se detiene cuando vivimos el nacimiento o sobre todo cuando sufrimos la muerte de seres queridos. En estos últimos meses la vida se me ha detenido en varias ocasiones para recordarme que hoy estás aquí pero mañana puede que no. La muerte es eso, la ridícula (y dolorosa) idea de no volver a verte. Tan sencillo de decir como solamente lo son las cosas complicadas. 

Aparte de esto, a través de este libro, que mezcla biografía, ensayo y diario, nos acercamos a Marie Curie, a la mujer fascinada por su trabajo, que se adentró en la ciencia, cuando ésta sólo era para hombres, que sufrió, como tantas, las injusticias de la época y las afrontó como pudo, como tantas. Y luego Pierre, su marido, el hombre que la trató como un igual, en el laboratorio y en casa. Y luego está Rosa, con su nitidez, su claridad, hasta con su propio dolor (es mucho más difícil que verlo todo desde fuera). 

En definitiva, no es una lectura de verano, de esas frescas y divertidas, es más bien triste por la temática que aborda, pero léelo cuando tu vida se detenga, cuando le des vueltas a ideas tan ridículas como dolorosas. Algo aliviará no verte solo ante el dolor.

*Esta entrada inaugura una nueva etapa en mi vida, la vida con kindle, patrocinado por grandes amigos y lectores, tan lectores que leen hasta este blog (chicos, me está gustando el mundo del ebook).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s